Formulario acceso






¿Recuperar clave?
¿Quiere registrarse? Regístrese aquí

Sindicación

 
 
 
PENALTIS. Una LOTERÍA? PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Abel Nogueira   
lunes, 22 de septiembre de 2014

YO NO ME LO CREO Y VAN GAAL TAMPOCO

“Todo lo que hacemos con los pies lo hemos de hacer antes con la cabeza” Alfredo Di Stéfano

Sinceramente me sorprendió mucho leer y escuchar la gran cantidad de críticas que recibió en su momento el seleccionador holandés Louis Van Gaal, después de la decisión que él y su cuerpo técnico tomaron en el partido de cuartos de final del mundial que los enfrentaba a Costa Rica, al sustituir al portero que estaba en el campo Jasper Cillessen, por su compañero Tim Krull a falta de apenas un minuto para la conclusión del tiempo reglamentario de la prórroga y que fuese el cancerbero del Newcastle el encargado de intentar detener los lanzamientos desde los once metros.

Que si fue una falta de respeto hacia el portero que estaba jugando, que si con el cambio demostraba no tener confianza en él, que si era un castigo… y sin embargo yo cuando lo estaba viendo esbocé una sonrisa ingenua y de tremenda admiración y respeto hacia el gesto que estaba viendo sobre el terreno de juego. Casi igual como la del seleccionador Costarricense Jose Luis Pintos y el que seguro estaba pensando lo mismo que yo (Este tío  se las sabe todas).

La verdad no sé porque se generó este revuelo, ya que esta práctica es muy habitual en otros deportes como el futbol sala, el balonmano o el hockey,  donde aprovechando la libertad de poder realizar tantos cambios como se considere necesario, no es raro observar en casi todos los encuentros como un equipo realiza cambios para que si en el caso de que un especialista, ya sea un lanzador o un portero, que no se encuentra en ese momento sobre el terreno de juego salga para lanzar o parar una falta, un penalti, un doble penalti…

            Para mí sin duda alguna y desde mi punto de vista no se le ha reconociendo el mérito, Louis Van Gaal ha sido junto con Joachim Löw, el mejor entrenador de esta copa del Mundo. Quizás Holanda no realizó el fútbol más bonito, ni vertical, ni el fútbol total de la famosa “Naranja Mecánica”, pero sin duda alguna fue la selección con más variedad y riqueza táctica y eso solo se consigue de una manera y no es otra que con muchas horas de trabajo.

            Desde el primer partido en el que el combinado Orange se enfrentó a la selección Española, demostraron tener un conocimiento minucioso de los movimientos de los rivales, las zonas donde tenían que presionar, como defender, por donde atacar, a quien dejarle sacar el balón, etcétera, etcétera, etcétera. Van Gaal y los suyos habían preparado el partido y no se habían olvidado ni el más mínimo detalle y eso más allá del resultado, en el que influyeron muchos otros factores, se vio reflejado en el juego holandés y sobre todo en sus caras, en sus gestos, en definitiva en la confianza y la seguridad que tenían de que sabían cómo hincarle el diente a la actual campeona del Mundo y de Europa y esto solo lo consigue un líder.

Líder, esa palabra que escuchamos continuamente pero que hay muy poca gente a la que realmente se le pueda llamar y sobre todo que se la identifique como tal. De hecho para Stogdill (1974), uno de los autores que más ha estudiado el tema, señaló que  existen tantas definiciones de liderazgo como personas que han tratado de definirlo. Lo que nos viene a decir que cada grupo necesita un tipo de líder diferente  y por lo tanto que no existe un gran líder que pueda ser el idóneo para cualquier grupo.

Mientras que Weinberg y Gould (1996) especifican que un líderes aquel que conoce las metas del grupo, proporcionándoles la dirección y los recursos necesarios a los miembros del grupo para alcanzar las metas establecidas. Y por lo tanto el proceso de liderazgo sería como lo ha definido Barrow (1977) el proceso conductual de influencia entre individuos y grupos en el logro de sus objetivos”.  

Y Van Gaal ha demostrado en todos los clubes a los que ha entrenado que puede que estemos ante uno de los “elegidos”, ya que es una persona que no deja indiferente a nadie, ha sido criticado, quizás demasiado excéntrico en algunos momentos, sus métodos no hayan sido todo lo ortodoxos posible e incluso se le tilda de autoritario y excesivamente testarudo, lo que le ha llevado a tener sus más y sus menos con algunos jugadores. Algo que al final no deja de estar dentro de lo comprensible. No obstante y es algo que demuestra día a día, es ser un estudioso del fútbol, que no cesa en su empeño de mejorar, de avanzar, de apostar por la innovación, busca rodearse de los mejores… Características todas ellas que un líder debe de poseer.

Dentro de la gran variedad de líderes que nos podemos encontrar, los cuatro estilos de liderazgos más comunes son:

1.       Liderazgo Dictador: fuerza sus propias ideas en el grupo en lugar de permitirle a los demás integrantes hacerse responsables, permitiéndoles ser independientes. Es inflexible y le gusta ordenar. Destruye la creatividad de los demás.

 

2.        Liderazgo autocrático: el líder es el único en el grupo que toma las decisiones acerca del trabajo y la organización del grupo, sin tener que justificarlas en ningún momento. Los criterios de evaluación utilizados por el líder no son conocidos por el resto del grupo. La comunicación es unidireccional: del líder al subordinado.

 

3.        Liderazgo democrático: el líder toma decisiones tras potenciar la discusión del grupo, agradeciendo las opiniones de sus seguidores. Los criterios de evaluación y las normas son explícitas y claras. Cuando hay que resolver un problema, el líder ofrece varias soluciones, entre las cuales el grupo tiene que elegir.

 

4.       Liderazgo liberal (laissez faire): el líder adopta un papel pasivo, abandona el poder en manos del grupo. En ningún momento juzga ni evalúa las aportaciones de los demás miembros del grupo. Los miembros del grupo gozan de total libertad, y cuentan con el apoyo del líder sólo si se lo solicitan.

Volviendo al tema con el que he empezado este texto y el que me ha motivado a hacerlo, la decisión del cambio de portero para la tanda de penaltis, ha sido una obra maestra independientemente del resultado, porque ha demostrado que Louis Van Gaal, prepara los partidos, estudia a los rivales, confía en sus colaboradores, que  a la vez estudian y trabajan tanto o más que él y confía y conoce qué y cuándo le puede aportar cada uno de los integrantes de su selección.

Con esta decisión no sólo le mandó un mensaje a los rivales, sino que también a sus colaboradores, de que todos son importantes y que sus aportaciones son tomadas muy en serio y por supuesto a sus jugadores, a los que puso sobre aviso de que los conoce y que cuenta con todos, ya que en alguna parte de su famosa libreta hay una estrategia en la que ellos son los protagonistas. Demostró un control total sobre las múltiples variantes que le pueden favorecer para conseguir sus objetivos y sobre todo y lo más importante se ha ganado el respeto de todo el grupo.  Al contrario de lo que piensan y han escrito muchos de que con esta decisión le había faltado al respeto a Cillessen al no habérselo comunicado, yo creo que no lo hizo para que su rendimiento no se viese afectado durante el partido. Ya que si no llegaba a la tanda de penaltis, nadie hubiese sabido nada de lo que Frank Hoens y Van Gaal habían preparado y todos tan tranquilos.

Es cierto que fue una decisión arriesgada, ya que se lo jugó todo a una carta, la de “perder” la confianza de uno de sus jugadores, para conseguir el bien grupal. Estoy perdiendo a uno durante unos instantes, pero ello me puede dar la confianza plena de 23. Un riesgo muy elevado y por lo tanto la ganancia solo podía ser más grande aún.

Y además demostró  y es algo que cada día estoy más convencido, de que lo penaltis no son una lotería, sino que el porcentaje de éxito y fracaso aumenta y disminuye como todo en esta vida con el trabajo.

Se les critica, se les cuestiona, se les envidia, se les busca destruir, pero a los genios,  les sucede esto por el simple motivo de que se salen de lo normal, por arriesgar, por innovar, por el simple hecho de ser diferentes y que realmente es lo que los identifica y los haces ser lo que son, Líderes.

Ya para finalizar y como resumen, un buen líder nunca debe de olvidarse de incluir en su repertorio las siguientes cualidades; porque si las tienes estará más cerca de estar entre ese selecto grupo de elegidos.

1.       Debe compartir y consensuar con los demás miembros tanto los diferentes aspectos individuales, como el de conocer y trazar objetivos comunes

2.       Tener habilidad para usar la autoridad de forma efectiva y responsable

3.       Inspirar a los demás

4.       Saber planificar tareas a corto, medio y a largo plazo

5.       Ser capaz de comprender a los miembros de su equipo, admitiendo sus diferencias personales. Ser empático

6.       Transmisor de valores a los miembros del grupo de una cultura común

7.       perseverancia la palabra rendirse no está recogida en su diccionario y menos cuando los acontecimientos son adversos

8.       Crear ambientes de trabajo cohesionados y distendidos

Ser buenos estrategas y planificar todo para que nada se les pueda escapar 

Comentarios
Añadir nuevo Buscar
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss:
:D:pinch::(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo:
:huh::whistle:;):s:!::?::idea::arrow:
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.20 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
 
 
 

Congreso ISSP 2017

Congreso ISSP 2017 Sevilla www.issp2017.com

Encuestas

¿Es saludable el deporte de alto rendimiento?
 
¿Dónde está la diferencia entre el bueno y el mejor deportista?
 
¿Está afectando la crisis al deporte en nuestro país?
 

Quién ONLINE

Hay 5 invitados en línea