Un euro de mano en mano PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Epside   
jueves, 05 de junio de 2008
Hucha azul

 

 Un euro de mano en mano

 

Esta mañana antes de subir al autobús compré el periódico. Parece que no, pero tiene relación con lo que voy a contar. Ya en el trabajo necesitaba ir a la biblioteca a sacar un libro de esos que solo se pueden conseguir allí. De camino, a la altura del teatro Calderón, un hombre de unos treinta y tantos, ni bien ni mal vestido, me dijo que necesitaba un euro. Decidí dárselo. El habla, un tanto enlentecida, es lo único que me hizo pensar que sería para reponer alguna sustancia. Un bocadillo era la sustancia que él, con cierta verborrea, apuntaba. Pues bien, abrí la cartera. Vaya, el billete mas pequeño era de diez euros. El, honradamente- un trato es un trato-, no pidió los diez euros sino que dio una solución muy viable. “Ahí hay un kiosco”, mostró. Y allí nos dirigimos. En los kioscos se compra algo y te cambian, pero yo había leído ya el periódico y no se me ocurría ninguna chuchería. No tengo absolutamente nada de cambio dijo el kiosquero completamente desolado. “Lástima, prometí a éste que le daba un euro...” inicié las explicaciones, con el mendigo al lado. El hombre del kiosco, con toda naturalidad, saca un euro y se lo extiende “Si solo es un euro...”, dijo, supongo que contento de no dejar la caja sin monedas.

Dejé atrás al kiosquero y al necesitado, y entré en la biblioteca. En esta biblioteca no se puede pasar con el bolso, hay que dejarlo en la taquilla, y la taquilla solo se puede utilizar con un euro. A estas alturas, está claro que carezco de euros sueltos. Me acerqué a la mujer de la recepción. “Uy, si yo estuviese aquí para cambiar a todos los que vienen sin euros...” comentó, mordaz, y me mandó al mismo kiosco. Allí quedé, con la boca abierta, sin saber para donde tirar ¿A repetir la jugada?

Que cara tendría que una mujer, con chamarra y pantalón caki, y una placa en el pecho, me dijo “le pasa algo”. Y yo, que no necesitaba otra cosa que un euro, se lo conté todo. Echó mano al bolsillo, sacó un monederito, rebuscó y me puso la moneda en la mano. “Cuando salgas, me la devuelves” y siguió allí, de pie, firme, a la puerta.

En este momento, en el trabajo, consulto unos datos en Competitive Anxiety in Sport, el libro que saqué de la biblioteca, y el pensamiento y la sonrisa se me van a la historia del euro de esta mañana.

                                                                                                                 Amparo Pozo.

 

Comentarios
Añadir nuevo Buscar
Deporte por un euro
Eva (88.17.75.xxx) 2008-06-05 21:37:06

Después de leer tu comentario, me preguntaba cuanto deporte se podría hacer por
un euro. Un euro es igualmente lo que pones en la taquilla del gimnasio, al
igual que la taquilla de la biblioteca...si guardas un euro durante 16 días en
una hucha te podrás comprar un balón de fútbol, si lo guardas durante 50 días
podrás comprarte un bañador para nadar en el mar, y casi necesitarás entre 80 y
100 días para ir a correr. Me pregunto por un euro solamente que es lo que
puedes hacer, ¿a alguien se le ocurre?
Andrés Martínez (91.117.124.xxx) 2008-06-06 09:35:14

La verdad es que con un euro cuanto se puede hacer... a veces solo con juntarlo
con otro euro y otro y otro... La historia es preciosa, de esas para contar
entre amigos. Imagínate que el mismo euro del periódico fuera el que anduviera
de viaje entre tantas distintas manos. Solo comentaros que tenéis una página
genial y se nota la buena mano y el buen trabajo. Mi enhorabuena. Un cordial
saludo.
Ave (77.209.16.xxx) 2008-06-06 17:47:15

Hace años muchos años mi madre quería ir con su hermana a una verbena.
Necesitaban 10 pesetas para ir. Vendieron una docena de huevos y con ello
consiguieron 9,50 pesetas. Les faltaba una perra (50 céntimos de peseta), y como
no la encontraron en casa fueron a casa de la hermana de su madre. Luego de más
de media buscando... y remover toda la casa al final consiguieron esa perra y
pudieron ir al baile. Es una historia muy bonita Amparo, con final feliz, como
la de mi madre .
Gracias por vuestros comentarios
Eva (81.35.113.xxx) 2008-06-08 12:43:54

Muchas gracias por el comentario Andrés, tú ya sabes que si juntas un euro
durante 50 días, podrías jugar al voley playa o en pista durante mucho tiempo.
Y Ave sabe que si ese euro lo juntamos durante 18 días ya podremos jugar al
ajedrez Muchas gracias también por tu comentario Ave. Es lo que más nos
gusta que participéis en la página. Gracias!!!
yo por un euro....
Adela (213.4.194.xxx) 2008-06-10 06:39:36

.....entraria a los futbolines, alquilaria una bici un cuarto de hora, compraria
pegatinas para ponerlas en las zapatillas de deporte o en la mochila, tomaría un
helado al volver de la playa......
Escribir comentario
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss:
:D:pinch::(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo:
:huh::whistle:;):s:!::?::idea::arrow:
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.20 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Modificado el ( jueves, 05 de junio de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >
 
 
 

Congreso ISSP 2017

Congreso ISSP 2017 Sevilla www.issp2017.com